viernes, 30 de diciembre de 2011

El Bombonerazo de 1971: Boca Juniors 2-2 Sporting Cristal



Portada de "La Prensa" del jueves 18 de marzo de 1971
Por Ernesto Moreno


Uno de los grandes partidos internacionales del club rimense fue el célebre empate ante Boca Juniors de Argentina por la Copa Libertadores de América de 1971. Este encuentro quedó registrado en la historia del futbol sudamericano por desatar una de las más espectaculares grescas entre futbolistas que se haya visto en un campo de juego. Para el club bajopontino este partido es memorable por la gran muestra de honor, hidalguía y pundonor al no dejarse vencer por los bonaerenses. Fue un épico empate en la mismísima “Bombonera” que el propio presidente Velasco Alvarado reconoció y felicitó a través de un cablegrama enviado a la delegación de Cristal en Buenos Aires, el día siguiente al partido.

Los equipos
El cuadro cervecero clasificó al certamen sudamericano por ser el campeón peruano de 1970. Recayó en el grupo 1 conformado por los representantes de Perú y Argentina. Los otros integrantes de la llave eran Rosario Central y Universitario de Deportes, en su calidad de subcampeones.

Los bajopontinos presentaban uno de los más grandes equipos de su historia integrado por futbolistas de su cantera y exclusivamente peruanos. Contaban entre sus máximas figuras con Alberto “el Jet” Gallardo, Alfredo “el Flaco” Quesada, Orlando “Chito” de la Torre, Ramón “el Cabezón” Mifflin, Fernando “el Cóndor” Mellán, el “doctor” Eloy Campos, Roberto “Tito” Elías y Luis Rubiños entre otros. Dirigía a este gran cuadro el recordado técnico argentino Sabino “el Tano” Bártoli.

Por su parte Boca Juniors, clasificado por ser el campeón argentino de 1970, también contaba con uno de los más grandes equipos de su historia. Entre sus figuras estaban Silvio Marzzolini _considerado por la revista “El Gráfico” como el mejor lateral izquierdo de la historia del futbol argentino_, el defensa peruano Julio “el Negro” Meléndez, Norberto Madurga, Angel Clemente Rojas, Roberto Rogel, Rubén Suñé, Sergio Novello y Jorge Antonio Coch. Los xeneises eran dirigidos por el argentino José María Silvero.

El inicio del torneo
Los rimenses tuvieron un tibio arranque de torneo al empatar contra Universitario (0-0) y perder ante Rosario Central (1-2) en el Estadio Nacional. Aunque en el tercer partido, jugado el 1 de marzo de 1971, revivieron sus esperanzas de clasificar a la siguiente ronda al superar de locales a los boquenses por un contundente 2-0 con gol de Orbegoso y autogol del zaguero Rogel. (http://www.youtube.com/watch?v=kN3VB95i8rQ)
Esta victoria los colocó en el primer puesto del grupo, empatado en puntos con Universitario aunque con un partido más que los cremas.

Los antecedentes
En 1969 la “Bombonera”, dos años antes del presente episodio, había sido testigo de otra grandísima bronca protagonizada por argentinos. Fue por el partido de vuelta de la final de la Copa Intercontinental entre Estudiantes y el Milán de Italia, conocida como la “vergüenza de La Plata”. En ella los platenses, literalmente a punta de patadas, descargaron su impotencia contra los tanos al no poder remontar el marcador para adjudicarse del prestigioso torneo intercontinental. El saldo: finalizado el encuentro todo el equipo platense fue arrestado por orden del presidente Juan Carlos Onganía.

No olvidemos también que en este mismo año (1969) y escenario la selección peruana había escrito una de sus más grandes glorias deportivas. Con goles de “Cachito” Ramírez obtuvo la clasificación al mundial de México 1970 al empatar a dos con la selección argentina dejándolos fueras del torneo.

La previa
El miércoles 17 de marzo en Buenos Aires los celestes iniciarían la rueda de revanchas ante Boca Juniors en el Estadio la “Bombonera”. Los peruanos llegaban confiados en ofrecer un buen espectáculo. En sus declaraciones ante la prensa bonaerense manifestaban su intención de “ganar el partido, como en Lima, para asegurar el pase a la segunda ronda”. Para los argentinos este partido resultaba vital en sus aspiraciones de avanzar en la Copa por lo que saldrían a ganarlo desde el saque. Aquella noche nadie tenía idea de cómo iba acabar el partido. Aunque dicen las crónicas argentinas de la época que la gresca había sido predicha un año antes por Héctor Rojas, famoso astrólogo argentino, quien en diciembre de 1970 vaticinó: “un gran escándalo deportivo, con trascendencia internacional”.

El partido
El match, que fue uno de los primeros partidos en ser trasmitido vía satélite en el Perú, empezó a las 8:40pm (hora argentina). El encargado de dirigirlo fue el árbitro uruguayo Alejandro Otero, de mala actuación. Sporting Cristal repetía el mismo once que derrotó a los argentinos en Lima. La Bombonera lucía repleta de 60 mil hinchas xeneizes en sus graderías que esperaban ver una victoria fácil que los acercara a la tan ansiada clasificación. Los celestes, contra todo pronóstico, fueron los que tomaron la iniciativa y dieron el primer golpe. Al inicio del partido Gallardo desaprovechó una inmejorable oportunidad de abrir la cuenta y llegó tarde a un buen pase de Mifflin que el zaguero Suñé botó al corner. Luego los argentinos también mostraban peligrosidad en dos jugadas seguidas que casi terminan en gol xeneise. A los 10’ Mifflin estuvo a punto de abrir el marcador. El “Cabezón” en excelente intervención eludió a tres boquenses y a punto de disparar fue anticipado por el arquero Sánchez que evitó el gol. El delantero rimense Juan Orbegoso abrió la cuenta a los 17’ del primer tiempo. Con un disparo cruzado venció al portero Sánchez tras descontar a Suñé y eludir a Meléndez ante un buen pase de “Tito” Elías. En una entrevista que le hice al destacado jurista Felipe Osterling, a la sazón presidente de la delegación del equipo cervecero en Argentina, me contó que la bulla de la barra xeneise era ensordecedora e intimidante pero que a pesar de ello gritó como nunca el gol peruano. Los argentinos sorprendidos lo observaban por tamaña falta de respeto. Pero él, en lo suyo, celebró a rabiar la conquista rimense con algunos compatriotas apostados en la tribuna oficial.

La reacción boquense no se hizo esperar y rápidamente volteó el marcador antes de finalizar la primera etapa. A los 22’ el argentino Madurga, sobre la marca de “Chito” de la Torre, estrella un balón en el horizontal cuyo rebote es aprovechado por Coch quien de potente remate empareja el partido. La presión boquense no cesaba y a los 25’ Rojas, en gran jugada colectiva, marcaba el transitorio 2-1 ante la pasividad de la zaga rimense. Los cerveceros tuvieron una tibia reacción en el tramo final de la primera parte pero su falta de precisión en los metros finales facilitaron la labor de los defensas argentinos. Al iniciarse el segundo tiempo los del Rímac salieron con todo a pesar de que casi llega el tercero de Boca. La presión cervecera en base a buenas combinaciones hizo que el equipo se volcara sobre el área boquense. Gallardo y Orbegoso, los más incisivos del ataque bajopontino, estuvieron a punto de empatar el marcador. A los 24’ el “flaco” Quesada, que venía actuando en forma impecable, se proyectó una vez más, pasando para Elías que con toque magistral habilitó a Gallardo. El veloz puntero izquierdo entró a la carrera por su sector rematando con violencia. El golero Sánchez llegó a manotear el balón y Gonzales Pajuelo que arremetía la tocó y anotó el tanto del empate. La Bombonera, escenario hostil y tradicionalmente difícil para los visitantes, volvió a enmudecer por obra de los peruanos, como hacía 2 años antes. Tras este gol el partido ganó en intensidad. Se hizo de ida y vuelta. El triunfo estaba para cualquiera. En esta segunda etapa se puso de manifiesto la buena técnica del cuadro bajopontino que venía cumpliendo una notable actuación. Poco antes de finalizar el encuentro, que se había desarrollado normalmente, llegó lo impensado. Los ánimos estaban caldeados. El empate no le servía a ninguno salvo para Cristal ya que alcanzaba ribetes de triunfo. Había mucha gente extraña alrededor del campo. Tras un ataque boquense, en una jugada confusa, se encendió la chispa que produjo la bronca con participación de casi todos los jugadores y de muchos espectadores. Hasta este momento Mifflin y Quesada eran los mejores jugadores del partido.

La bronca
La mayoría coincide en que fue el argentino Suñé el principal responsable de la batalla campal pues presa de su furibunda vehemencia agredió a mansalva a los hombres de Sporting Cristal. Se jugaba el min. 44’ del segundo tiempo. El boquense Rogel cae en el área peruana. Acusa una falta buscando que le cobren penal cuando el foul lo cometió él. El árbitro colombiano no cobró nada. En la jugada seguida Quesada es derribado por jugada brusca de Suñé. Es en este momento en que se generaliza la gresca. Gallardo se defiende como puede de las agresiones y se enfrasca en una terrible batalla con Suñé que lo persiguió por todo el campo con el palo del banderín del córner. El “Jet” en una reacción instintiva casi de supervivencia de una acrobática patada le estampa su chimpún en la cara del argentino que cae ensangrentado para luego ser rodeado por los policías.

El “doctor” Eloy Campos es víctima de una brutal falta. En el piso recibe una desleal patada del argentino Coch que le rompe el tabique y le causa la pérdida del conocimiento. Mellán, quien acude en su defensa, pierde el equilibrio y en el piso recibe otra artera patada de Coch que le produjo una conmoción cerebral. Por otro lado el bravo “Chito” de la Torre corre a defender a sus compañeros caídos y demostrando sus dotes para las broncas se trenza hasta con 2 ó 3 argentinos a la vez. Mientras que por otra parte, el portero Sánchez aprovecha el desconcierto para golpear a traición a Gonzales Pajuelo y regalar puñetes por doquier.

Los jugadores de uno y otro equipo se trenzaban en una incalificable contienda de golpes, puños, patadas, carreras, enfrentamientos, caídas y rostros sangrantes. Ni los numerosos efectivos del orden que estaban dentro del campo pudieron evitarlo. Era todo una locura. El infierno se había apoderado de la mítica Bombonera.

El saldo
El árbitro Otero cuando faltaba un minuto dio por finalizado el partido. En su informe expulsó a 19 jugadores del campo. En Boca solo se salvaron el “negro” Meléndez e increíblemente Sánchez, quien también formó parte de la batalla campal. En Cristal solo Rubiños a pesar de que Mifflin tampoco tuvo parte en la bronca.

“A los cerveceros, que no iniciaron la gresca, no les quedó otra que defenderse de las agresiones que fueron parte”, declaraba Augusto Moral, representante de Cristal y Secretario de la CSF. Por su parte Alberto J. Armando, el histórico presidente de Boca, pedía “la máxima sanción ejemplar para los protagonistas de este suceso que lo avergonzaba como argentino y hombre dedicado al futbol”. El técnico argentino Silvero y Suñé fueron separados del club xeneize.
Como resultado de las agresiones Campos y Mellán, muy golpeados, terminaron en la Clínica Argerich. Suñé producto de la golpiza acabó internado en un sanatorio. El resto de jugadores fueron detenidos en aplicación de un edicto policial que sancionaba con 30 días de arresto a los culpables de incidentes ocasionados en eventos deportivos. Los jugadores argentinos y peruanos pasaron la noche en la Seccional 24 de la policía de Buenos Aires con la excepción de Orlando “Chito” La Torre quien, junto con Gallardo y Del Castillo, retornó a Lima inmediatamente debido al fallecimiento de su madre. En Perú, luego del partido, una multitud se había reunido en la embajada de Argentina para apedrearla en respuesta al arresto de los celestes. Al mediodía siguiente, por gestiones de la embajada peruana en Argentina, el Jefe de la Policía Federal sancionó con 30 días de arresto a los culpables pero a la vez resolvió como medida excepcional conmutar la pena de los jugadores recuperando así su libertad. A su regreso de Buenos Aires, los jugadores rimenses fueron recibidos en el Aeropuerto como héroes por centenares de hinchas con cartelones en mano que, a pesar del fuerte control policial, no dudaron en amanecerse para expresarles solidaridad a sus ídolos. Sporting Cristal tuvo que recomponer su plantilla con reservistas y juveniles de su cantera para terminar con el fixture en esta su tercera participación en el torneo continental. Así se explica las derrotas ante Rosario y Universitario que siguieron a este partido.

La versión argentina
Este lamentable episodio, que acaparó la atención nacional, fue motivo de enardecidas columnas periodísticas por parte de ambos países. En los días siguientes se dieron emotivas crónicas, unas condenando el suceso, otras incitando la intolerancia. Fue tema de discusión por semanas. Todo Buenos Aires comentaba la gresca. Desde el vendedor de periódicos, lustrabotas, taxista y hasta el hombre de saco y corbata se enredaban en interminables discusiones callejeras. En aquel momento en Córdoba había desórdenes sociales que produjeron varias muertes, se incendiaron automóviles y asaltaron diversos negocios pero pasaron a un segundo plano por este hecho. Incluso alcanzó su punto más álgido en las esferas políticas ya que por poco produce el rompimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países. La coyuntura política se prestaba para el patriotismo pues sendos gobiernos militares regían en Perú y Argentina. El general Velasco Alvarado, a través de un cablegrama, daba palabras de aliento a la delegación peruana por defender la divisa con honor e hidalguía.

Bajo el titular: “Viril repudio a la infamia de peruanos”, el diario Crónica de Argentina presentaba un vil ataque lleno de insultos contra Perú con varias fotos de la tragedia del Estadio Nacional de 1964 diciendo “lindo record de 300 muertos en un partido”. Luego añadía: “Perú vive de futbol, hambre e ignorancia. La hinchada peruana es salvaje y agresiva movida por múltiples complejos de inferioridad. Las ofensas peruanas van más allá del suceso deportivo y afectan sentimientos por una prensa indigna.” Recordaban también que José San Martín fue nuestro libertador y que nos gobernó por lo que no había que pagarles mal. Finalmente, criticaban al presidente Velasco Alvarado, al que lo tildaron de “dictador y demagogo, de hacer política con el futbol” por el cablegrama enviado que “alentaba a los matones peruanos”. Por otra parte, este diario argentino también criticó duro al Dr. Teófilo Salinas, presidente de la CSF, por decidir la suspensión de la Bombonera. Lo convirtieron en enemigo número uno de Argentina al calificarlo duramente de desconocer el reglamento y de tener fobia antiargentina por ser peruano. Estas informaciones produjeron la airada reacción del doctor Fernández Puyo, embajador peruano en Argentina. El diplomático peruano, en conferencia realizada en la ciudad sede del periódico, rechazó cada uno de los agravios contra el país e instó a que “estos asuntos se resuelvan en el ámbito deportivo mas no político”.

Una versión más sensata y equilibrada de los incidentes producidos en el Boca-Cristal fue dada desde la revista argentina “Así” por Dante Panzeri, polémico cronista ex director de “El Gráfico”. El periodista argentino censuraba la actitud de los jugadores de Boca, a quienes acusó de iniciar la gresca, enardecidos por el empate. Pedía que se cancelara la Copa Libertadores de la “vergüenza” y que Argentina no realice el Mundial de 1978 por el triste espectáculo mostrado. Reconoce también que en la jugada polémica del supuesto penal, que prendió la bronca, Rogel comete el foul y no al revés por eso el árbitro no cobró. Además acusó al portero xeneise Sánchez, no expulsado, como uno de los agresores. Finalmente, lamenta que la barbarie se haya hecho, por entonces, tradición del futbol argentino pues Boca repitió la vergüenza que anteriormente cometieron Estudiantes de la Plata y Racing de Avellaneda en violentos partidos por la Copa Intercontinental ante Milán y Celtic Glasgow respectivamente.

Por este incidente la explosiva Bombonera sería vetada temporalmente y en Europa se le rebautizó como el “Stalingrado del futbol”.

Fuentes y Bibliografía:
Periódicos:
- Diario “El Comercio” – febrero, marzo, abril de 1971
- Diario “La Prensa” – febrero, marzo, abril de 1971

Libros:
- "PÁGINAS DEL VIEJO ARMARIO" de Felipe Osterling, Fundación M.J. Bustamante de la Fuente, Lima: 2005

Este partido fue uno de los primeros en ser trasmitido vía satélite en el Perú

Alineaciones Boca Juniors 2-2 Sporting Cristal

Quesada y Meléndez no participaron de la descomunal bronca


El arquero Sánchez detiene un peligroso ataque cervecero


Suñé anticipa a Gallardo y evita la caída del arco boquense


El enviado especial de "El Comercio" captó esta escena en la que el peruano Quesada es trabado fuertemente por Suñé. Esta sería la chispa que encendió la bronca



Gallardo con una acrobática patada repele el ataque de Suñé quien lo había perseguido con el banderín del corner para golpearlo



Suñé fue el principal responsable de la batalla campal pues agredió a mansalva a los hombres de Sporting Cristal


Hasta 3 policías tuvieron que intervenir a Suñé para poder contenerlo

El árbitro Otero cuando faltaba un minuto dio por finalizado el partido y expulsó a 19 jugadores

El presidente Velasco Alvarado felicita al equipo por la muestra de honor e hidalguía

La delegación de Sporting Cristal agradece el saludo del general Velasco Alvarado

Los rimenses fueron recibidos como 'héroes' en el Aeropuerto limeño por centenares de hinchas

sábado, 24 de diciembre de 2011

La "vendetta" de los británicos llegó en 1962: Perú 0-4 Inglaterra


(La Prensa, lunes 21 de mayo de 1962)

Muchos lo vieron, pocos lo recuerdan. El domingo 20 de mayo de 1962, la selección inglesa con un abultado marcador de 4-0 se cobró la revancha ante Perú en el Estadio Nacional, el mismo recinto que 3 años antes fue testigo de la goleada histórica. Los ingleses, que arribaron con una numerosa delegación entre jugadores, dirigentes y prensa, venían de vencer por 3-1 a Suiza. Mientras que los peruanos, la semana previa a este duelo, sostuvieron un par de amistosos ante el Real Club Zaragoza de España.

Este encuentro formó parte de la preparación que los ingleses tuvieron con miras a su participación en el VII Campeonato Mundial de Fútbol disputado en Chile ese año. Nuestra selección no había clasificado al Mundial chileno tras perder dolorosamente la eliminatoria ante Colombia.

Entre los integrantes de la selección británica, que llegaron con un plantel superior al de la primera visita, destacaban los legendarios “3 Bobbys”: Charlton, Robson y Moore. Los británicos Armfield, Flower, Greaves, Howe y el capitán Haynes nos visitaban por segunda vez. El experimentado técnico Walter Winterbottom dirigía este equipo.

Los incas se vieron disminuidos por la ausencia de sus figuras en ataque, claves en la épica victoria de 1959, como Juan Joya, José Carrasco y Miguel Loayza. Sin embargo, repetían el duelo Juan de la Vega, Willy Fleming y Oscar Montalvo. La selección era dirigida por el discutido entrenador brasilero Jaime de Almeyda, quien la semana previa al choque en una polémica decisión, avalada por la Federación, no convocó al zaguero Guillermo Delgado, ni al notable delantero Juan “el Loco” Seminario, autor del famoso "triplete" ante el mismo rival 3 años antes. Ambos se encontraban de gira en Lima con el Zaragoza de España y tenían la autorización de su club. El técnico carioca los excluyó pues adujo buscar “el porvenir del futbol peruano y no solo un resultado” pues ambos luego regresarían al extranjero y no los tendría a su disposición.

El partido adquirió singular expectativa en la afición peruana y prensa británica por el antecedente entre ambas selecciones y sobre todo por lo que los ingleses podían mostrar de cara a su debut mundialista. El Estadio Nacional no lució repleto, como tres años antes, pero sí estuvo lleno en gran parte de las tribunas. El lance empezó a las 3:45pm y lo dirigió nuevamente el austriaco Erwin Hieger. Perú no se pareció en nada al de 1959, ni los ingleses, que mostraron un cuadro muy superior al de aquel partido, fueron los mismos. Los más destacados por el lado inglés fueron Moore, Norman, Greaves y Flowers quienes se encargaron de elaborar todas las jugadas de gol. Por el lado peruano, los que más resaltaron a pesar de la goleada fueron Montalvo, un jovencísimo “Pitín” Zegarra y el arquero Bazán quien evitó una mayor goleada.

A los ingleses solo les bastó el primer tiempo para resolverlo. Los goles llegaron rápidamente a los 15’ por obra de Flowers y luego Greaves que con un triplete a los 24’, 38’ y 40’ sentenció el resultado a falta de disputarse un tiempo. El cuadro local, a juicio del entrenador londinense, mostró una lentitud horrorosa, sin inspiración, ni comprensión. Inglaterra con una magnífica delantera tuvo un potente despliegue físico. Perú careció de imaginación para vulnerar a la recia zaga inglesa.

Al finalizar el match los futbolistas británicos fueron rodeados por numerosos periodistas e hinchas que los saludaban y se disputaban las insignias, distintivos y camisetas. Posteriormente se dirigieron al Lima Cricket a la recepción organizada por la colonia inglesa en el Perú para después partir rumbo a la justa mundialista del vecino país del sur.


Perú le concede la revancha a Inglaterra (La Prensa, domingo 20 de mayo de 1962)

Ofensiva inglesa integrada por Hitchens y Haynes

Defensa peruana conformada por Fleming, Grimaldo y de la Vega

Alineaciones Perú vs. Inglaterra

Primer gol de los ingleses: Min. 15 del PT por obra de Flowers

Ataque peruano de "Pitín" Zegarra sobre el arco inglés que casi termina en gol

El atacante británico Hitchens falla un gol cantado en la puerta del arco

Min. 40 del PT: Greaves sentencia el partido y pone el tercero de su cuenta personal

martes, 13 de diciembre de 2011

El primer sorbo de la Libertadores: Sporting Cristal consigue un triunfo histórico ante Racing en 1962


(El Comercio, 20 de febrero de 1962)

Por Ernesto Moreno Ampuero
 
Esta victoria quedó registrada en la historia del club por ser la primera del cuadro celeste en el máximo torneo continental de clubes de Sudamérica. Sporting Cristal hacía su debut en la tercera edición de la Copa de Campeones de América _hoy Copa Libertadores_ en su condición de campeón peruano de 1961. Integraba el grupo 2, uno de los más fuertes del torneo, junto con los campeones de Argentina y Uruguay: Racing Club de Avellaneda y Nacional de Montevideo.
 
En este certamen el club rimense presentó un equipo equilibrado conformado por jugadores juveniles y experimentados entre los que destacaban Alberto “el Jet” Gallardo y el veterano Faustino “el Chino” Delgado. También formaban el plantel los recordados Orlando “Chito” de la Torre, Roberto “Tito” Elías, el “doctor” Eloy Campos, Alberto Ramírez, Anselmo “Chemo” Ruiz y Nicolás Nieri, entre otros. El entrenador rimense era el ex arquero de selecciones peruanas Juan “el Chueco” Honores.
La noche del sábado 10 de febrero de 1962 el equipo del Rímac iniciaba su participación con una ajustada derrota de 3-2 ante el favorito Nacional en un reñido partido disputado en el Centenario de Montevideo. Cuatro días después, en un partido de gran expectativa por la performance mostrada en el debut, los bajopontinos nuevamente vendían cara su derrota esta vez ante Racing Club por un apretado 2-1 en Buenos Aires. Los cerveceros, a pesar de las derrotas y de ser noveles en esta competición, habían dejado grata impresión en la prensa internacional que destacaba el buen nivel de juego mostrado por el aguerrido cuadro celeste. Incluso comentaban que por justicia merecieron mejor suerte en ambos partidos. La calidad del notable atacante peruano Alberto Gallardo, autor de dos goles en Uruguay, tampoco pasó desapercibida y era reconocida por la crítica deportiva extranjera.
 
La rueda de revanchas permitió que Sporting Cristal obtuviera su primer triunfo histórico en este torneo internacional. Sucedió la noche del martes 20 de febrero en el Estadio Nacional de Lima y fue ante Racing Club al que derrotó por 2-1. En este encuentro el club decidió presentar a varios juveniles como Alipio Escate, Enrique Arguedas y Javier Márquez quienes cumplieron una buena actuación en su bautizo internacional. Los platenses habían llegado a Lima con la presencia de sus figuras en ataque: Marchetta, Pizutti, Mansilla, Sosa y Belén.
 
En el primer tiempo los celestes jugaron con velocidad y desplazamiento con un ataque profundo, toque en primera y con acertada marcación en todo el campo. Las jugadas hilvanadas en ataque de coordinación por los juveniles de la ofensiva terminaron por desesperar a la zaga argentina. Los goles fueron convertidos por el juvenil Daniel Flores quien a los 23’ en medio de una pelotera vence con un buen remate al golero Negri y por Alberto Gallardo tras eludir a un rival a los 32’ del primer tiempo. En la segunda etapa los celestes se mostraron agotados por sus elementos juveniles que por su trajín e inexperiencia tuvieron que replegarse para contener la continua presión que ejercieron los argentinos. El descuento para los argentinos lo marcó Sosa a los 30’ de la etapa complementaria. Tras un ida y vuelta constante el partido finalizó sin cambiar el resultado.
 
En el camarín rimense todo era alegría y hubo gran algarabía por el histórico triunfo. Jugadores, cuerpo técnico y dirigentes se abrazaban y daban hurras por el equipo en un emotivo ambiente. Era una merecida victoria sobre el campeón argentino. Además con este merecido triunfo se dio inicio a la seguidilla de 17 partidos invictos en la Copa Libertadores, récord de imbatibilidad a nivel de clubes de Sudamérica reconocido por la Conmebol.
 
Si bien con este triunfo Sporting Cristal, un club que por entonces tenía 6 años de fundado, no clasificó a instancias finales del certamen sí le sirvió para empezar a hacerse un nombre en el futbol internacional.
 
Alineaciones Sporting Cristal-Racing Club

Daniel Flores a los 23’ del P.T. en medio de una pelotera vence al golero Negri

Alberto Gallardo, el delantero más incisivo del cuadro celeste, en pleno ataque


Los de Avellaneda llegaron a Lima con sus figuras: Marchetta, Pizutti, Mansilla, Sosa y Belén

Los celestes presentaron varios juveniles como Alipio Escate, Enrique Arguedas y Javier Márquez quienes cumplieron una buena actuación en su bautizo internacional

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Cambio de chip

Es lo mismo que me planteo ¿por qué el rendimiento del equipo cayó tanto luego de la Copa América en comparación con el de estas eliminatorias?

Si te das cuenta el equipo humilde que jugó en Argentina no tenía el apoyo de casi nadie, me incluyo, pero nos dieron un cachetazo y meritoriamente alcanzaron el tercer puesto lo cual destaqué. Un equipo carente de figuras excluyentes pero muy solidarios en la marca. Vargas y Guerrero luchaban con garra las pocas que teníamos en ataque y las metían. Revoredo y Acasiete muy aplicados eran leones indomables que casi nunca se desordenaban. Pero al inicio de la eliminatoria con la llegada de Farfán y Pizarro todo cambió. Pasamos a ser un equipo de “estrellas”, de “cuatro fantásticos” o “X-Men” producto del endiose de la misma prensa que antes no les dio un centavo pero que ahora mete presión, en cada fecha de visita, de “obtener un triunfo histórico” (Chile, Ecuador). Nos volvimos “los cucos” de Sudamérica para la prensa especializada luego de la victoria ante Paraguay pero ahora dicen que somos un equipo frágil de visita, incluso cuestionan la capacidad del "Mago" Markarián. Repito prensa nociva.

Ya demostramos que sin la Foca y Pizza sí se pudo lucharla, no digo que se prescinda de ambos pero considero que no siempre deben jugar juntos o de titulares, al menos de visita. Señores no hagamos dramas, se perdieron partidos “perdibles” que muchos creían ganables por la prensa vende humo. Yo no compré ese humo. Ésta es nuestra realidad, no somos favoritos pero sí podemos luchar por el quinto lugar que da un repechaje. En anteriores eliminatorias se logró algunos puntos de visita (7 en Francia 98’, 6 en Corea-Japón 2002 y 5 en Alemania 2006’) y ello resulta vital si se pretende luchar. Aunque la clave está en no ceder un punto de locales (24 ptos).

Retomemos el chip de la Copa América, vayamos con esa mentalidad y juguemos como “chico” de gran corazón, cual humilde Bolivia, con el hambre de triunfo de Venezuela que quiere llegar por primera vez a un mundial o como los presos que luchan por su libertad, tipo Paraguay en el Mundial pasado. No ganemos los partidos antes de salir al campo.

sábado, 12 de noviembre de 2011

El peruano Juan Seminario fue "scorer" de la liga española en la temporada 1961-1962

(La prensa, abril 1962)

El goleador de Piura para el mundo

La misteriosa década del 60' del futbol peruano dio uno de los más grandes goleadores peruanos de la historia. Su nombre Juan Seminario, su apodo el "Loco". El atacante piurano debutó en el Deportivo Municipal en 1954 donde se mantuvo 5 años.

Saltó a la fama internacional en 1959 tras marcarle un "triplete" en la goleada 4-1 a los ingleses de Bobby Charlton en el Estadio Nacional. Seminario dio el gran salto al futbol europeo a raíz de este célebre encuentro amistoso en el que demostró sus notables condiciones técnicas y gran capacidad goleadora. Fue el Sporting de Lisboa portugués quien se hizo de sus servicios ese año y por sus destacadas actuaciones lo llamaron el "Expresso de Lima". Luego de dos temporadas en el club luso, donde fue ídolo, emigraría al futbol español para jugar por el Real Zaragoza. Solo duró una temporada en el cuadro de la Romareda pues por su excelente perfomance el loco rápidamente firmaría por la Fiorentina del calcio italiano. En 1964 nuevamente regresaría al futbol español pero esta vez para reforzar nada menos que al poderoso Barcelona. Con el cuadro catalán ganó la Copa de Ferias, ex Copa UEFA hoy UEFA Europe League, y anotó 48 goles en 100 partidos en las tres temporadas que estuvo. Con la selección peruana en Copas Américas jugó 19 partidos y anotó 9 goles. Luego tendría un breve paso por el Sabadell, equipo catalán.

Tras un larga estadía de 10 años en Europa, el loco terminaría su carrera deportiva en el Perú. En 1969, en plena efervescencia de las eliminatorias al Mundial de México 1970, Seminario fichaba por al Atlético Grau de su natal Piura, puntero del torneo peruano por entonces. Los medios limeños de la época lo veían como un jugador experimentado y con jerarquía, que podía aportar mucho a aquella notable selección. Sin embargo, el loco no sería tomado en cuenta por el técnico brasilero Didí en aquel proceso eliminatorio.

Conformó junto con Miguel Loayza, Juan Joya, Alberto "Toto" Terry y "Huaqui" Gómez Sánchez uno de las más grandes ataques peruanos de la historia que quedó tercero en la Copa América de 1957. Actualmente radica en España y según él mismo cuenta en una entrevista concedida a "El Comercio" luego de que emigrara a Europa en 1959 casi no jugó por la selección, al igual que los otros grandes integrantes de su generación, debido a que la Federación Peruana los ignoraba y nunca hiciera las gestiones necesarias para que sus clubes le den permiso de venir.

Dentro de sus grandes logros personales está el de haber marcado más de cien goles a lo largo de su paso por Europa y ser el único "pichichi" peruano en la historia de la liga española. Se proclamó máximo goleador o "scorer" de la temporada 1961-1962 con el cuadro maño al anotar 25 goles en 30 jornadas no obstante quedar cuartos en el torneo español. Es hasta el momento el único jugador del Zaragoza en obtener dicho trofeo. Fue un gran récord para su epoca pues dejó atrás en la tabla de artilleros al brasileño Evaristo Macedo y a los consagrados húngaros Feren Puskas y Sandor Kocsis, ídolos del Real Madrid y del Barcelona respectivamente.

En marzo del 2005 Juan Seminario, el mítico goleador "anónimo" del futbol peruano, recibió un merecido homenaje en España en la "III Gala del Zaragoza" por ser el único "pichichi" que el club aragonés ha dado al futbol español.

Sin duda el "Loco" Juan Seminario fue un gran delantero de clase mundial.

jueves, 28 de julio de 2011

La primera versión del la Copa del Pacífico de 1953: Perú 5-0 Chile

(La Prensa, 29 de julio de 1953)

La primera goleada histórica a los chilenos fue en fiestas patrias

Entre los más grandes triunfos celebrados en nuestro país está el célebre 5-0 propinado por nuestra selección a su similar chilena. Se produjo el martes 28 de julio de 1953 en un abarrotado Estadio Nacional que había sido remodelado para el sudamericano de futbol jugado en Lima a inicios de este año.

Sucedió con ocasión del segundo encuentro disputado por la primera versión de la antigua “Copa del Pacífico”. Torneo amistoso celebrado anualmente entre ambos países para afianzar y estrechar los lazos de amistad con el vecino país del sur. Esta victoria internacional llegó luego de diez derrotas consecutivas, y sirvió de revancha para los jugadores peruanos pues el domingo 26 de julio Chile, en el primer amistoso, nos derrotó por 2-1 en la que fue la primera derrota en nuestras canchas.

Hombres claves en el equipo peruano eran los reconocidos “Toto” Terry, Guillermo Delgado, Luis "Joe" Calderón, “Tito” Drago, Cornelio "Chocolatín" Heredia, Felix Castillo y Luis Navarrete. En los mapochos destacaban el legendario arquero Sergio “el sapo” Livingstone, uno de los pioneros del fútbol en Chile, quien ya se encontraba al borde del retiro, el mítico Enrique Hormazábal, considerado uno de los mejores jugadores chilenos de la historia. También Guillermo Díaz y Atilio Cremaschi, grandes jugadores mapochinos de los 50'.

El cotejo adquirió un interés especial en los espectadores al jugarse en una fecha tan especial para nosotros, nuestro aniversario patrio, y ante el histórico rival del sur.

El match estuvo a cargo del réferi inglés Charles Mackena y se inició a las 3:30pm en el Nacional que lució un lleno de bandera. Fue una clara victoria peruana en un partido dominado la mayor parte del encuentro por los incas y que pudo tener un marcador de escándalo de no ser por la destacada actuación que tuvo el golero chileno.

La lluvia de goles la inició “la saeta rubia” Toto Terry quien a los 8’ del primer tiempo en magnífica acción individual eludió a la zaga chilena para vencer con remate cruzado a Livingstone. Condicionó en parte el apabullante marcador la temprana expulsión a los 10’ minutos del puntero derecho sureño "Cua cuá" Hormazábal. Fue en el segundo tiempo donde se anotaron la mayor cantidad de goles. Aprovechando un desconcierto de la defensa chilena Cornelio Heredia a los 4’ de potente remate marcó el segundo.

El mejor jugador del partido fue el maestro “Tito” Drago quien no se quedó atrás y marcó su gol a los 7’ minutos tras excelente habilitación de “Toto” Terry. Nuevamente la “saeta rubia” quien estuvo imparable anota de cabeza el cuarto gol tras gran centro de Navarrete. A los 22’ minutos Cornelio Heredia de penal sella la primera goleada histórica ante nuestros vecinos del sur. La segunda goleada histórica fue el 6-0 también en el Estadio Nacional de Lima, un 19 de abril de 1995.

Al finalizar el partido el público eufórico desataba sus emociones y se abalanzó en masa al campo para abrazar a sus ídolos y levantarlos en hombros por el categórico triunfo ante el clásico rival. En los camerinos la alegría era desbordante y el júbilo indescriptible. Los jugadores se abrazaban efusivamente, vitoreaban sus nombres y daban hurras al Perú. Los dirigentes chilenos, hidalgos en su derrota, reconocieron la superioridad del rival y felicitaron a sus pares peruanos. Fue a raíz de este triunfo que un restaurante de la tribuna occidente del coloso de José Díaz fuera bautizado con el nombre de "5-0". Con este triunfo Perú se alzaba con la Copa del Pacífico en su primera edición.

Alineaciones de Perú y Chile.


Gráficos de los 5 goles en "La Prensa"

"Toto" Terry y Cornelio Heredia también anotaron los goles peruanos.

La destacada actuación del "sapo" Livingstone fue crucial para que el marcador no sea más abultado.

El jugador del partido fue "Tito" Drago quien marcó un gol y comandó el ataque peruano.

domingo, 3 de julio de 2011

Los laureles deportivos: Edwin Vásquez y la primera medalla de oro olímpica peruana en 1948

Edwin Vásquez Cam, primera y única medalla de oro peruana en todas las olimpiadas
(El Comercio, 03 de agosto de 1948)
El origen de los Laureles Deportivos en nuestro país

En el Perú, la máxima recompensa honorífica que la Nación otorga a todo deportista calificado como premio a su destacada actuación en alguna competencia internacional o en la práctica, labor o dirección de cualquier deporte son los denominados “Laureles Deportivos". Este reconocimiento, que surgió para dar impulso a la cultura física en el país, fue instaurado por obra del presidente Manuel A. Odría un 13 de octubre de 1949 a través del D.Ley N° 11193 _por aquél entonces era entregado por el Ministerio de Educación a propuesta del Consejo Nacional del Deporte (hoy IPD)_ y actualmente se encuentra definido en el artículo 30 del reglamento de la Ley de Promoción y Desarrollo del Deporte (Ley 28036) dado por decreto supremo firmado el 1 de marzo del 2004 por el presidente Alejandro Toledo. Éstos son entregados por el Presidente del Instituto Peruano del Deporte, ente principal del Sistema Deportivo Nacional, en su función de Canciller de la Orden de los "Laureles Deportivos del Perú" mediante Resolución de presidencia.

Este reconocimiento, como señala la ley, es conferido a aquella persona, deportista o no, que haya cumplido una destacada labor en el deporte nacional y que haya colaborado para hacerlo internacional. El laureado puede ser incluso un exitoso dirigente deportivo o un extraordinario entrenador de amplia trayectoria.
Consta de una medalla, un diploma y la inscripción del nombre del deportista en el frontis del Estadio Nacional. Las candidaturas por iniciativa de la federación correspondiente son aprobadas por la Sala Plena del Consejo Superior de Justicia Deportiva y Honores del Deporte (CSJDHD) a propuesta del Consejo Directivo del IPD. Hay dos grados para los laureles deportivos: el de “Gran Cruz” _que es de oro y el candidato debe haber prestado notables servicios en la dirigencia de algún deporte por espacio de 25 años o haber logrado récord del mundo o título del campeonato mundial en la categoría de la más alta jerarquía, o lograr un récord olímpico o título de campeonato en los Juegos Olímpicos_ y el de “Gran Oficial” _de plata y el candidato debe haber cumplido al menos 20 años de labores dirigenciales o haber logrado el subcampeonato mundial o el tercer puesto mundial en la categoría de más alta jerarquía, o haber sido subcampeón o tercero en los Juegos Olímpicos. Cabe señalar que por la extensión del reconocimiento a personas no necesariamente deportistas el espacio de la fachada del Estadio Nacional ha quedado insuficiente por lo cual algunos laureles se han trasladado al Coliseo Eduardo Dibós de San Borja.

¿Quién fue el primer deportista en obtener los laureles deportivos?

Edwin Vásquez Cam, limeño y graduado de ingeniero civil en la PUCP, fue el legendario primer y único peruano que ha llegado a recibir una medalla de oro en la historia de todas las participaciones peruanas en las olimpiadas. Se coronó campeón mundial en el mítico Estadio de Wembley por los decimocuartos Juegos Olímpicos de Londres 1948 tras vencer con una puntuación de 545 sobre 600 a los más grandes tiradores del mundo _favoritos eran el sueco Ulmann ganador de innumerables torneos internacionales y récord olímpico, el norteamericano Denner o el suizo Schnyder_ en la especialidad tiro libre con pistola a 50 metros un lunes 02 de agosto de 1948. Lo que hizo más espectacular esta hazaña fue que el héroe peruano, Vásquez Cam, era mundialmente prácticamente un perfecto desconocido en este deporte y tenía una preparación casi amateur pero que desde que aterrizó en Londres llamó la atención singular de la prensa internacional porque previa a su participación entrenó con un tesón, convicción y espíritu de lucha envidiable que sorprendió a los críticos. En su honor, el ex presidente Manuel A. Odría en el acuerdo de fecha del 23 de octubre de 1952 inicia el Libro de Registro General de los laureles deportivos con la condecoración a título excepcional de este excelente deportista quien pasó a la eternidad al ser el primer y único peruano, hasta el momento, en conquistar una medalla de oro en unas olimpiadas.

¿Qué otros destacados deportistas han recibido este máximo galardón deportivo?

Entre otros los más reconocidos son: Teodoro “Lolo” Fernández, por su destacada trayectoria en los inicios del futbol peruano; Alejandro Olmedo, tenista arequipeño que representando a EE.UU. ganó la Copa Davis, el abierto de Australia y el torneo de Wimbledon; Teófilo “el Nene” Cubillas, para muchos el mejor futbolista peruano de la historia e integrante de la selección que campeonó en el sudamericano de 1975; Gabriela Pérez del Solar y todo el equipo de voley que consiguió la presea de plata en las olimpiadas de Seúl 1988; Sofía Mulanovich, campeona mundial de tabla; Juan Giha, tirador subcampeón olímpico en skeet en Barcelona 1992; Adolfo “la vieja” Suárez, billarista campeón mundial en 1961; Alfredo Deza, atleta campeón sudamericano en 1971 y Francisco Boza, tirador subcampeón olímpico en fosa en Los Ángeles 1984.

Manuel A. Odría a través del D.Ley N° 11193 instauró los Laureles Deportivos

Antiguo frontis del Estadio Nacional donde se exhibían los laureles concedidos

La Prensa informa sobre la gran hazaña peruana en Londres

Edwin Vásquez fue el legendario peruano que ha recibido medalla de oro en todas las participaciones peruanas en las olimpiadas

sábado, 9 de abril de 2011

“O rei Pelé” y el Santos en el Perú por la Libertadores de 1965

El Rey Pelé en el Nacional

(El Comercio, 26 de febrero de 1965, portada)

Edson Arantes do Nascimento “Pelé” es reconocido por la FIFA como el futbolista más grande de todos los tiempos por ser el máximo goleador de la historia. Dotado de una envidiable técnica para jugar al futbol este talentoso mediapunta brasilero fue tricampeón con la “verdeamarela” en los mundiales de Suecia 1958, Chile 1962 y México 1970. A nivel de clubes, con su querido Santos de toda la vida, también obtuvo numerosos campeonatos nacionales e internacionales en Sudamérica. De todas las estrellas del balompié mundial que pisaron nuestro Estadio Nacional, el legendario Pelé ha sido, sin duda alguna, la más brillante de ellas. En varias ocasiones, sobre todo en la década de los 60’, este genio del balón visitó tierras limeñas, como en las acostumbradas temporadas internacionales de verano. La tercera visita de la “Perla Negra” al Perú _previamente había llegado en 1960 y 1964_ se produjo el viernes 29 de febrero de 1965 y fue para disputar un partido ante Universitario en una de las primeras ediciones de la Copa de Campeones _actualmente Copa Libertadores de América_. El Santos, considerado para la época como uno de los mejores equipos del mundo, arribaba con algunos bicampeones mundiales de la “Copa Jules Rimet” y del torneo interclubes como el portero Gilmar, el volante Zito, el puntero izquierdo Pepe y el mismo Pelé. Este gran equipo paulista era el candidato para llevarse por tercera vez el certamen subcontinental. Por su parte, Universitario participaba por ser el campeón peruano de 1964 y era dirigido por Marcos Calderón. Los cremas contaban con la presencia de algunos destacados jugadores nacionales como el golero Dimas Zegarra, el defensa José Fernández, los mediocampistas Nicolás Fuentes y Luis Cruzado y el delantero Ángel Uribe entre otros. Las expectativas del público peruano de ver una gran performance del Rey Pelé fueron creciendo a medida que se acercaba el día del encuentro. Las entradas se agotaron días antes del partido pues la semana anterior los cariocas con una gran actuación en Santiago golearon a la Universidad de Chile por un contundente 5-1. Este lance quedó en la historia pues hasta ese momento había roto récord de taquilla de cualquier partido jugado en nuestro primer escenario.

El match se inició a las 9:30pm y estuvo a cargo del árbitro paraguayo Rubén Cabrera. Como ya era costumbre en este tipo de encuentros Lima completa se volcó al Nacional y abarrotó con 45 mil almas sus cuatro tribunas. El partido se mostró muy intenso desde el inicio y tras un ataque fallido de los paulistas fueron los cremas los que dieron el primer golpe ante la sorpresa de los brasileros. El delantero merengue Víctor Calatayud abrió el marcador a los 6 min. tras burlar a la defensa carioca, ante la explosión de la hinchada merengue. La reacción del Santos no se hizo esperar y, pese a la asfixiante marca, este espléndido jugador mostró que lo suyo no solo era el gol sino también la habilitación. A los 15 min. Pelé luego de una gran pared con Pepe cede a Peixinho, quien bate al golero Dimas Zegarra. Nuevamente Pelé esta vez a los 39 min. entregaba un pase gol a Peixinho, quien marcó el definitivo 2-1. Casi al finalizar el primer tiempo el zaguero crema José Fernández tuvo la oportunidad de igualar el marcador pero falló el penal decisivo. El resultado para la segunda mitad no se alteraría pese a que los cremas lucharon incansablemente por empatar y replegaron al equipo paulista a su propia cancha. Fue un triunfo ajustado de los brasileros que si no fuera por la falta de contundencia de los peruanos habría terminado en un justo empate. Al finalizar el partido, rodeado de una gran cantidad de periodistas y flashes Pelé reconoció en los merengues como un cuadro aguerrido por haberles dado mucha lucha.

“Esa noche el Rey Pelé se vio impedido de realizar sus acostumbradas incursiones debido a la férrea marca de la defensa peruana que desbarató todo intento del astro brasilero” se leyó al día siguiente en El Comercio. “Pelé se quejó del juego brusco pero alabó el buen accionar merengue” titulaba La Prensa. Esto es cierto pues desde el banco merengue el técnico Calderón ordenó anular el trabajo del que era el jugador más desequilibrante del equipo rival. Al día siguiente el Rey Pelé y su séquito siguieron su rumbo por tierras sudamericanas pues su poderoso equipo tenía varias presentaciones por cumplir.


Min. 6 del PT: Calatayud elude la marca y anota el 1-0 para los cremas

Min. 39 del PT: Peixinho marca el definitivo 2-1 tras gran pase de Pelé

Min. 44 del PT: Fernández erra el penal y con ello el empate peruano

Gilmar, guardameta paulista, en excelente atajada salva a su equipo del empate

José Fernández, recio zaguero, fue el capitán de los cremas